Menú
Proyecto Pescares

UNIDOS POR NUESTROS MARES

20 agosto, 2020

El pasado 30 de julio se firmó en la isla de el Hierro, en la Restinga, en el marco del proyecto PESCARES, el primer acuerdo que da paso a la creación de una asociación entre buceo recreativo responsable y pesca artesanal en España.
FOTO 02El acuerdo alcanzado para la creación de esta primera asociación se gestó en los orígenes del proyecto en la reserva marina de interés pesquero Cabo De Palos-Islas Hormigas, un espacio en el que las diferencias inicialmente eran notables para convertirse a día de hoy en el ejemplo que ha seguido El Hierro.

FOTO 01Desde el inicio del proyecto PESCARES en el año 2013, un proyecto a iniciativa de la Secretaría General de Pesca y de la ONG Océano Alfa que tengo el placer de presidir, se ha trabajado en destacar que nuestras reservas marinas son de interés pesquero, que nuestros pescadores son tradición, cultura y conocimiento, que nuestros buceadores son recreativos y responsables, que nuestras reservas marinas son una garantía de éxito en beneficio de todos.

Nuestros mares y océanos no tienen fronteras, una garantía de futuro implica unidad de acción.

Nuestras RMIP son un caso de éxito imitado internacionalmente, en PESCARES pensamos en este orden, en el conjunto de las reservas marinas españolas de interés pesquero, en los colectivos y en los sectores, alejándonos así, de las individualidades en beneficio de todos y asumiendo nuestra enorme responsabilidad para con las futuras generaciones.

El compromiso del sector del buceo recreativo responsable arropado por la pesca artesanal se tradujo en procesos formativos sin intermediarios, presentarse, conocerse, entenderse, es un proceso de sensibilización necesario que desemboca en la comprensión, el respeto y la definición de un objetivo común basado en la protección en la conservación y en el futuro, no solo de ambos sectores sino de todos los ciudadanos en general. Sostenibilidad y respeto hacia nuestros mares y océanos y también entre sectores y administraciones.

Apenas transcurrido el primer año del proyecto se desarrollaron los “Criterios de Buceo Recreativo Responsable”. Más responsables, más comprometidos y más conscientes del marco incomparable que son nuestras reservas marinas de interés pesquero, un espacio compartido con la Pesca artesanal. El resultado fue una Resolución Ministerial que apenas un año después se transformaba en “Orden Ministerial”.

La problemática asociada a inquietudes iniciativas del sector del buceo recreativo, se centralizó a través del primer documento “Acuerdo Marco PESCARES”, por el cual, cualquier propuesta del sector del buceo recreativo en una reserva marina de interés pesquero debía ser presentada a la cofradía, es decir al sector pesquero artesanal, para que juntos elevarán su petición a las administraciones, cumpliendo así uno de los objetivos del proyecto que es, mejorar y ayudar en la gestión a sus responsables. Este acuerdo, sin precedente, desarrollado en Cabo de Palos-Islas Hormigas, ha sido la simiente a la que la reserva marina de interés pesquero Punta de la Restinga Mar de las Calmas de el Hierro se adhirió en 2019 y cuyo fruto ha sido la firma del 30 de julio de 2020.

FOTO 04Esta firma es el resultado de anteponer por parte de los sectores la protección de nuestros mares y océanos a sus intereses particulares, 2014 RMIP de Cabo de Palos-Islas Hormigas (Murcia), 2015 RMIP Cabo de Gata-Níjar (Almería), 2016 RMIP Islas Columbretes (Castellón), 2017 RMIP Tabarca (Alicante), 2018 RMIP Levante de Mallorca-Cala Rajada (Mallorca), 2019 RMIP Punta de la Restinga Mar de las Calmas, 2020 RMIP Cabo Tiñoso (Murcia), el sumatorio de su trabajo se traduce así en un nuevo resultado, “El Primer Acuerdo nacional de creación de una Asociación entre Pesca artesanal y Buceo Recreativo Responsable”, dos sectores históricos, aparentemente antagónicos.

FOTO-03Todo esto no habría sido posible sin la insuperable representación de todas las cofradías de Pesca en cada reserva marina de interés pesquero, con uno o varios representantes en cada una de ellas, generalmente patrones mayores.

En su desarrollo de alcance nacional e internacional destaca el trabajo como representantes de PESCARES de ambos sectores de la Federación Nacional de Cofradías de Pescadores y de La Asociación Nacional de Buceo recreativo de España (ACUC American Canadian Underwater Certification, DAN Europe, Divers Alert Network, IAC International Aquanautic Club, IDA International Diving Association, PADI Professional Association of Diving Instructors, SSI Scuba Schools International, entre otros.

Asociaciones regionales de buceo, Almería, Cataluña, Baleares, Madrid, Murcia, Valenciana, Federación Nacional de centros de Buceo, Comité coordinador de centros de medicina Hiperbárica y muchas otras.

Destacar también la labor de todas las comunidades autónomas participantes, Andalucía, Baleares, Madrid, Murcia, Valencia y Canarias, El seguimiento continuo de la Secretaría General de Pesca del Ministerio de Agricultura Pesca y Alimentación.

Del sector científico, Instituto Español de Oceanografía , Universidades y comité científico independiente Pescares.

De cientos de voluntarios que han trabajado desinteresadamente por nuestro medio ambiente y de la excelente labor de la ONG Océano Alfa.

En PESCARES nuestra máxima ha sido dar voz a sus protagonistas, su voz ha sonado alta y clara, por un trabajo conjunto, por nuestros sectores, por nuestras reservas marinas de interés pesquero, por compartir este caso de éxito más allá de nuestras fronteras, por la protección y conservación de nuestros mares y océanos y por todo ello, no podemos más que sentirnos orgullosos de sus éxitos de su compromiso y dedicación.

PROTAGONISTAS LOGO con dionisioEl mensaje positivo y la labor de trabajo conjunto continúa abriendo nuevos horizontes en la reivindicación de nuestros mares y océanos. Una labor de muchos en beneficio de Todos.

José Ángel Sanz Wollstein

Presidente de Océano Alfa, director del proyecto Pescares

Consejero medio ambiente de ABRE, (RSTC)

Las reservas marinas están de celebración. Se conmemora el 25 aniversario de la creación de la Reserva Marina de Interés Pesquero de Cabo de Palos-Islas Hormigas. 25 años regenerando los recursos pesqueros y protegiendo sus hábitats para mantener la pesca artesanal a la vez que se apuesta por un buceo recreativo responsable en sus aguas.

faro palos (1)

La reserva marina de Cabo de Palos-Islas Hormigas fue creada mediante Orden Ministerial de 22 de junio de 1995 publicada en el BOE el 7 de julio, esta reserva marina protege una superficie de 1.931 hectáreas frente a las costas de Cabo de Palos, al sur del Mar Menor, en Murcia, en el entorno de las Islas Hormigas.

La gestión de la reserva se realiza de forma compartida entre el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, responsable de las aguas exteriores, y del Gobierno de la Región de Murcia para las aguas interiores incluidas dentro de la reserva.

09 OCEANO_MNCN

La reserva marina asombra por la vida que albergan sus aguas con extensas praderas de la planta endémica Posidonia oceanica en las zonas más someras, que forma todo un ecosistema que proporciona hábitat, alimentación y refugio a múltiples especies, y un relieve submarino conformado por varias montañas submarinas o bajos, que se elevan desde zonas profundas con comunidades de coralígeno hasta casi alcanzar la superficie, en un ambiente de fuertes corrientes marinas. Abundan especies como el Mero (Epinephelus marginatus), la Lubina (Dicentrarchus labrax), el Dentón (Dentex dentex) o la Dorada (Sparus aurata) y especies pelágicas como la Lecha (Seriola dumerilii), escómbridos como el Bonito (Sarda sarda) o la Melva (Auxis rochei).

Mero

La riqueza de sus fondos propicia que la reserva marina de sea un destino ideal para el buceo recreativo. El buceo de recreo en las reservas marinas está regulado, a través de los Criterios de Buceo Recreativo Responsable, desarrollados en 2014 dentro del marco del proyecto PESCARES, para buscar una experiencia de calidad y compatibilizar la conservación de los espacios marinos con la necesaria sensibilización del buceador en el disfrute de esta actividad de ocio.

Las Reservas Marinas de España son un tesoro que debemos salvaguardar y mantener para el disfrute de todos. Debemos seguir trabajando unidos por ellas para cumplir muchos aniversarios futuros.

PESCARES es un proyecto desarrollado por Océano Alfa con la colaboración de la Fundación Biodiversidad, del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, a través del Programa pleamar, cofinanciado por el FEMP (Fondo Europeo Marítimo y de Pesca).

 

Fuente: Océano Alfa

Fofografías: Océano Alfa/Animals House

PHOTO-2020-08-01-20-18-47

El pasado 30 de Julio en la isla del Hierro, en la población de La Restinga, tuvo lugar un evento que marcará un antes y un después en la conservación marina. Dos sectores, aparentemente antagónicos, han sabido aunar voluntades en defensa del bien común y han logrado dar un primer paso, firmando el primer acuerdo nacional para la constitución de una Asociación entre pescadores artesanales y buceadores recreativos responsables, un encuentro que se ha iniciado con una limpieza de los fondos del puerto de la Restinga, organizado por ambos colectivos y el Ayuntamiento de El Pinar de El Hierro y que ha finalizado con la firma del importante acuerdo.

Queda demostrado con este ejemplo que ambos sectores suman lo mejor de ambos, con una pesca artesanal autorregulada y sostenible y un buceo recreativo responsable.

La firma del acuerdo para la creación de la asociación, se llevó a cabo entre el patrón Mayor de la Cofradía de Pescadores Nuestra Sra. De los Reyes D. Fernando Gutiérrez Hernández, el presidente de la asociación de Centros de Buceo Fondos de El Hierro D. Ignacio Cayón Casla y D. José Ángel Sanz Wollstein, presidente de Océano Alfa y director del proyecto Pescares. Actuando como testigos firmantes del acuerdo, asistieron diversos representantes de las Administraciones; el Presidente del Cabildo de El Hierro D. Alpidio Armas González, el Director General de Pesca del Gobierno de Canarias D. Carmelo Dorta Morales, el Consejero de Medio Rural y Marino D. David Cabrera de León, el Alcalde de El Pinar de El Hierro D. Juan Miguel Padrón Brito, el Alcalde de Valverde, Antonio Chinea Padrón, la representante de la Secretaría General de Pesca del Ministerio de Agricultura Pesca y Alimentación Dña. Tamia Brito, entre otras autoridades y representantes nacionales de los dos sectores, el presidente de la Federación Nacional de Cofradías de Pescadores y el consejero de medio ambiente de la Asociación de Buceo Recreativo de España.

Estas iniciativas a petición de ambos sectores, se enmarcan dentro del proyecto de gobernanza Pescares desarrollado por Océano Alfa con la colaboración de la Fundación Biodiversidad, del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, a través del Programa pleamar, cofinanciado por el FEMP (Fondo Europeo Marítimo y de Pesca).

 

Fuente: Océano Alfa

Fotografía: Günter Baumgartel

 

externas20200802195309

Turismo Marinero ofrece salidas a la laguna salada para conocer de primera mano la faena de los pescadores y el trayecto del producto

La experiencia de vivir en primera persona el arte de la pesca artesanal y tradicional del Mar Menor, el más antiguo de toda la Región de Murcia, queda al alcance de todos gracias a las actividades organizadas por Turismo Marinero, que permiten, entre otras cosas, decubrir cómo faena un auténtico barco pesquero y experimentar la energía de una subasta en la lonja de San Pedro del Pinatar.

Con la intención de mostrar a los asistentes el proceso desde que el pescado se recoge del mar hasta que acaba en el mercado, estas rutas comienzan alrededor de las 9 de la mañana en dirección a una de las redes que han de atrapar a los peces. Los asistentes pueden abandonar las comodidades del barco turístico para pasar junto al técnico de pesca que guía la actividad a otro bote auxiliar, para sentir en sus propias manos el peso de la red y acabar siendo ellos quienes pesquen el producto que el mar ofrece.

Una vez concluida la pesca, la actividad se mueve hasta los secaderos y la lonja del pescado de la Cofradía de Pescadores de San Pedro del Pinatar, para presenciar en directo una subasta. La ruta concluye en el Museo del Mar, donde se explica la historia de la pesca artesanal, así como las especies que habitan el territorio, y se degusta, dependiendo de la época, un arroz caldero o langostino fresco.

 

Fuente: La Opinión de Murcia

Peto-a-la-vara-06_WEB

El 30 de julio en la Isla de El Hierro, en La Restinga, se firmará un acuerdo entre los representantes de la pesca artesanal y el buceo recreativo responsable que operan en la reserva marina de interés pesquero Punta de la Restinga-Mar de las Calmas, en dicho acuerdo, la primera actuación es la creación de una asociación conjunta entre ambos sectores destinada a fomentar y proteger los recursos pesqueros y naturales de dicha reserva marina.

El acto organizado por la cofradía de pescadores Nuestra Señora de los Reyes (El Hierro), se iniciará con una limpieza de fondos por parte de ambos sectores del puerto de la Restinga con participación voluntaria ciudadana y finalizará con la firma del acuerdo.

Asistirán representantes de las Administraciones Públicas y representantes de entidades de la pesca artesanal y del buceo recreativo responsable.

Estas iniciativas a petición de ambos sectores, se enmarcan dentro del proyecto de gobernanza PESCARES desarrollado por Océano Alfa con la colaboración de laFundación Biodiversidad, del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, a través del Programa pleamar, cofinanciado por el FEMP (Fondo Europeo Marítimo y de Pesca).

 

Fuente: Cofradía de pescadores Nuestra Señora de los Reyes (El Hierro)

WEB-Buceo_COVID_MeroDiving-03

Tras la parada obligada por el Covid-19, empieza poco a poco y con las medidas de seguridad necesarias, la actividad de Buceo en las Reservas Marinas de Interés Pesquero de España.

WEB-Buceo_COVID_MeroDiving-01

MERO DIVING, centro de buceo que opera en la Reserva Marina de Levante de Mallorca-Cala Rajada, cuyo director es Jaime Ferriol, representante del sector de buceo recreativo responsable en el Proyecto PESCARES, han comenzado su actividad de buceo con las nuevas medidas de seguridad debido al COVID, siempre manteniendo el buen ambiente y profesionalidad del equipo del centro aseguran unas inmersiones seguras, divertidas e inolvidables. 

El proyecto PESCARES V es desarrollado por Océano Alfa con la colaboración de la Fundación Biodiversidad, del Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, a través del Programa pleamar, cofinanciado por el FEMP (Fondo Europeo Marítimo y de Pesca).

 

5B5FAC9E-D5EC-4F0B-95AE-F9C394A5C128
La necesidad de producción de energía lo que acabó con la posibilidad de seguir contando en sus aguas con los salmones y la desaparición de los míticos pozos en los que pescarlos

En el occidente de Asturias, muy cerca del límite con Galicia, con la cual hace de frontera natural en muchos puntos del interior, se encuentra el río Navia, el más largo de la vertiente asturiana con sus 178 kilómetros, de los cuales unos 40 discurren por tierras galaicas.

Su cuenca supone un 14% del total de los ríos de Asturias, la segunda más grande de esta comunidad autónoma, con una extensión de 2.572 km2, aportando un caudal medio de 65,50 m3/seg.

Nace en plena sierra de Ancares, a una altura de entre 1.300 y 1.400 metros sobre el nivel del mar y desemboca en la villa costera de Navia, que da nombre al río.

Estamos, sin duda, ante un importantísimo río, con unas magníficas condiciones para la vida fluvial en el que, durante muchos años, salmones, lampreas, anguilas y angulas remontaban sus aguas; unas para desarrollarse, otras para cumplir su ciclo vital y perpetuar la especie tanto en el cauce principal como en los numerosos afluentes que presentaban (y aún conservan) condiciones inmejorables para su desarrollo. Ríos como el Ibias, Suarna, Río del Oro, Agüeira… destacan por su capacidad de acoger estas especies migratorias.

Pero fue la necesidad de producción de energía lo que acabó con la posibilidad de seguir contando en sus aguas con los salmones y la desaparición de los míticos pozos en los que pescarlos. Aún hoy, algunos de los más veteranos pescadores recuerdan con nostalgia aquellos tiempos pasados, capturas, pozos y el tamaño de sus salmones.

Las estadísticas hasta mediados de los años sesenta del pasado siglo contabilizaban más de 1.200 salmones pescados al año, hasta que tres presas (Grandas, Doiras y Arbón) firmaron la sentencia de muerte de este emblemático río salmonero. Sobre todo la presa de Arbón, construida a tan solo 12 kilómetros de la desembocadura, cortando el paso al río Polea, único afluente con condiciones para el desove del salmón, por debajo de las otras dos presas.

A lo largo de los últimos 30 años han aumentado de forma notable los intentos de recuperación del salmón atlántico en muchos países, conscientes de que, aparte de fomentar la diversidad de las especies fluviales recuperando sus poblaciones, la pesca deportiva en las zonas rurales donde se realiza es un potencial económico y de desarrollo de esas zonas con pocas opciones industriales, que permite el arraigo de población, otorgando un buen medio de vida y evitando el abandono de las zonas rurales.

Países como Islandia, Noruega, Irlanda, Suecia… van eliminado obstáculos en los ríos, tanto naturales como creados por el hombre, en un intento de recuperar unas poblaciones cada vez menos numerosas de salmones, sin duda un problema de carácter global, tal vez por el cambio climático, la sobrepesca en el mar, las condiciones cada vez peores de los ríos…; y, probablemente por estas causas y algunas más, la situación del salmón en el mundo no es muy halagüeña.

Gran ejemplo del interés de recuperar el salmón es el de EE.U., que desde 2012 lleva desmanteladas más de 1.700 presas, tanto de la costa Este como de la Oeste, con un éxito inmediato en el retorno de salmones a los cauces de los ríos.

Pero no se trata de demoler nada (de momento), que no andamos muy sobrados de producción eléctrica.

En los últimos años, la ingeniería fluvial y la adecuación tanto de escalas para salmónidos y otras especies, así como el retorno de alevines al mar, han evolucionado mucho, siendo prácticamente aplicables a casi todos los obstáculos que se pueden encontrar en los ríos; y lo que no se soluciona con escalas se hace con otros métodos, como ascensores para peces.

Con la idea de unificar criterios, aunar voluntades y teniendo siempre en mente la idea de restablecer el ciclo vital de las especies migratorias marinas y fluviales en el río Navia, la ONG Océano Alfa (www.oceanoalfa.com) va a desarrollar una serie de encuentros y reuniones con los responsables de las consejerías de Medio Ambiente de Asturias y Galicia, asociaciones de pescadores, ayuntamientos, empresas hidroeléctricas y la NASF (North Atlantic Salmon Fund), para lograr entre todos los implicados que el salmón y el resto de especies vuelvan a repoblar el río Navia y sus afluentes, más de 80 años después de haber ascendido por sus aguas por última vez.

El río, la biodiversidad, los habitantes y el desarrollo de la zona rural de la cuenca del Navia se merecen el esfuerzo de todos para lograrlo.

 

Fuente: ABC

La Guardia Civil de la Región de Murcia, en colaboración con la Dirección General de Pesca Marítima, ha desarrollado la operación ‘Steal Fish’, que se ha saldado con la detención de dos pescadores furtivos en el espacio natural de Cabo Tiñoso (Cartagena), a los que se les atribuye la presunta autoría de un delito relativo a la protección de la flora, fauna y animales domésticos.

Tras la operación, que se encuentra enmarcada en el ‘Plan Anual de Control Integral de Actividades Pesqueras (P.A.C.I.A.P.)’, los guardias civiles e inspectores de pesca se han incautado de más de 55 kilos de especies no pescables y de talla mínima de denton (dentex dentex), pulpo (octopus vulgaris) y mero (epinephelus marginatus).

Las actuaciones se iniciaron el pasado mes de febrero, cuando la Guardia Civil abrió la operación para investigar los supuestos hechos delictivos tras detectar que unos pescadores furtivos se estaban dedicando a la pesca ilegal en la reserva de Cabo Tiñoso.

El Servicio de Vigilancia de la Comunidad localizó, desde su embarcación, a dos furtivos entre las rocas del litoral dentro de la reserva de pesca. Los sospechosos se dieron a la fuga abandonando las capturas y los arpones fondeados en la zona.

Efectivos del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) y de Prevención de Seguridad Ciudadana de la Benemérita establecieron un dispositivo de cerco y búsqueda que se saldó, poco después, con la localización en tierra de los sospechosos. Los dos pescadores fueron detenidos como presuntos autores de delito relativo a la protección de la flora, fauna y animales domésticos.

La Guardia Civil recuperó e intervino tanto las capturas como los arpones fondeados, además de la embarcación neumática utilizada por los detenidos. Los 55 kilos de pescado, una vez declarada su aptitud para el consumo, fueron donados al centro benéfico Jesús Abandonado de Cartagena, mientras que los arpones y la embarcación fueron puestos a disposición judicial.

El delito relativo a la protección de la flora, fauna y animales domésticos, recogido en el vigente Código Penal, establece que será castigado con la pena de prisión de seis meses a dos años o multa de ocho a veinticuatro meses y, en todo caso, inhabilitación especial para profesión u oficio e inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de cazar o pescar por tiempo de dos a cuatro años a quien, contraviniendo las leyes u otras disposiciones de carácter general, cace, pesque, adquiera, posea o destruya especies protegidas de fauna silvestre.

Según el artículo 335 del Código Penal, el que cace o pesque especies distintas de las indicadas en el artículo anterior, cuando esté expresamente prohibido por las normas específicas sobre su caza o pesca, será castigado con la pena de multa de ocho a doce meses e inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de cazar o pescar por tiempo de dos a cinco años.

Si las conductas anteriores produjeran graves daños al patrimonio cinegético de un terreno sometido a régimen cinegético especial o a la sostenibilidad de los recursos en zonas de concesión o autorización marisquera o acuícola se impondrá la pena de prisión de seis meses a dos años e inhabilitación especial para el ejercicio de los derechos de caza, pescar, y realizar actividades de marisqueo por tiempo de dos a cinco años.

Las reservas marinas de interés pesqueros vienen reconocidas en la Ley 3/2001, de Pesca Marítima del Estado, y en la Ley 2/2007, de Pesca y Acuicultura de la Región de Murcia, como zonas de protección pesquera que tienen como finalidad la preservación y protección de áreas de interés para el alevinaje, lo que permite asegurar los recursos marinos vivos.

La pesca furtiva destruye los esfuerzos administrativos, económicos y ambientales que se persiguen en estas áreas, al actuar sobre un recurso protegido que tiene como objetivo facilitar la recolonización de las áreas adyacentes.

Este tipo de expolios destruyen la fauna, sesgan el futuro de los meros y, aunque prohibida, reporta a los pescadores furtivos enormes beneficios por la alta presencia de meros en estas áreas protegidas en comparación con otras zonas del litoral donde su presencia es testimonial.

Con esta detención se ha conseguido esclarecer numerosos episodios de pesca furtiva en las zonas de reserva de las costas murcianas, que estaban poniendo en peligro el equilibrio en la diversidad de la reserva de pesca y el desarrollo de especies que da continuidad a la pesca, tanto profesional, como recreativa, de la Región de Murcia.

 

Fuente: 20 Minutos

  • El Gobierno solicita a Europa la inclusión de la ‘Rugulopterix’ en la lista de especies invasoras

  • Pide que se haga efectivo el Convenio Internacional del agua de lastre para contenerla

  • El Ministerio de Transición Ecológica asegura que “se desconocen métodos de control efectivo”

El Gobierno de España ha alertado a la Comisión Europea (CE) de que la propagación del alga parda(Rugulopterix okamurae) desde el Estrecho de Gibraltar ha generado un impacto económico millonario que amenaza con “aumentar exponencialmente” conforme crezca el área colonizada, algo que sucederá puesto que “se desconocen métodos de control efectivos que pueden aplicarse en la etapa actual de invasión”.

Así se refleja en el análisis de riesgosremitido por el Ministerio para la Transición Ecológica como parte de su solicitud para la inclusión en la lista de especies exóticas invasoras de la Unión Europea, lo que permitiría a España acceder a los recursos comunitarios, no solo económicos, para combatir la invasión.

“La acción más importante y con mayor probabilidad de éxito es, sin ninguna duda, evitar la introducción y propagación de esta especie. Además, se deben considerar acciones para el manejo de las poblaciones establecidas a fin de minimizar el impacto que causan”, se lee en el documento, de 54 páginas, que la CE se encuentra evaluando para determinar si señala a la Rugulopterix okamurae como especie invasora.

España explica que, aunque ha sido identificada también en Francia, “solo ha mostrado agresividad en el Estrecho” desde donde podría establecerse y volverse invasiva en otros puntos de España, así como Francia, Portugal, Italia, Grecia, Croacia, Eslovenia, Chipre y Malta. En la actualidad su proliferación amenaza al entorno ecológico de la costa atlántica de Andalucía, el área mediterránea y el mar Negro.

La Universidad de Málaga, encargada por el Ministerio de Transición Ecológica de España en octubre de 2019, realizó una evaluación rápida del riesgo que describió al alga parda como una especie invasora a todos los efectos, porque desde su detección en Ceuta en 2016su expansión a lo largo de la costa andaluza ha sido exponencial. “Esto, junto con la cantidad de biomasa recuperada de los lugares invadidos, representa una presión ecológica significativa para los ecosistemas nativos y afecta las economías locales”, subraya.

El alga llegó del océano Pacífico noroccidental (de Corea, Japón, China, Taiwán y Filipinas) y se estableció en la laguna de Thau en Francia, cerca de Montpellier,asociada con las importaciones de ostras. De allí pasó a las costas atlánticas y mediterráneas del sur de España: Ceuta, Cádiz, Málaga y las islas Chafarinas. También se encontraron arribazones de la especie en Huelva, Granada y Almería.

“Está produciendo importantes impactos ecológicos, como alteraciones del hábitat marino, pérdida de biodiversidad y afección a las especies y áreas protegidas incluidas en la Red Natura 2000”, explica el Ministerio, que alerta de la “pérdida de biodiversidad marina y la alteración de la estructura de las comunidades, provocando el desplazamiento físico del resto de las especies debido a la ocupación del sustrato y evitando la fijación de larvas o propágulos de otras especies”.

Aunque no existen beneficios socioeconómicos de la Rugulopterix okamurae, España entiende que podría tener interés para la industria debido a algunos compuestos que generan. “Se ha demostrado que sus compuestos poseen actividad inhibidora de una enzima que regula los procesos de síntesis y la cantidad de glucoproteínas y glucolípidos. Estos dos últimos están involucrados en enfermedades como la diabetes, ciertas formas de hiperlipoproteinemia y obesidad”, subraya el documento, que habla de que “otras actividades biológicas de los compuestos del alga son antifúngicas, antibióticas, antiinflamatorias, insecticidas y antivirales”. “Se ha demostrado una alta eficacia contra cánceres como la leucemia. Finalmente, un uso muy interesante de los terpenos es su capacidad antiincrustante, por lo que son buenos candidatos para ser incluidos como componentes en las pinturas utilizadas para recubrir los barcos, teniendo en cuenta que también son menos tóxicos que otros compuestos sintéticos”, apostilla.

El documento que estudia la CE señala el transporte marítimo como “uno de los principales vectores de introducción de especies exóticas en el medio marino”, en referencia a la incrustación (en los cascos de los buques) y las aguas de lastre, que estabilizan las embarcaciones. Esto explicaría “la introducción del alga parda en el Estrecho de Gibraltar desde sus áreas nativas en el Pacífico, teniendo en cuenta el intenso tráfico marítimo en esta mayoría de las especies de macroalgas son capaces de adherirse a los cascos de los barcos. Ribera (2003) menciona 39 especies de macroalgas exóticas que se han introducido en nuevas regiones de esta manera”.

El Ministerio cita un estudio que identificó hasta 15 especies diferentes a partir de muestras de agua de lastre de 12 embarcaciones que hicieron rutas a través del Mediterráneo, con diferentes orígenes. “La importancia de este vector en el transporte de propágulos de macroalgas aún no se conoce bien, pero se sabe que las condiciones durante el transporte en aguas de lastre pueden inducir la formación de esporas y propágulos y que las etapas microscópicas de macroalgas puede soportar largos períodos de oscuridad y posteriormente desarrollarse cuando las condiciones mejoran”, argumenta.

“Dada la alta capacidad de Rugulopterix okamurae para producir propágulos vegetativos y monosporas asexuales y la presencia de dos grandes puertos comerciales en el Estrecho de Gibraltar (Algeciras y Tanger Med), se sospecha que las aguas de lastre pueden ser un vector importante de introducción de las especies, especialmente en esta región.

“Aunque no hay evidencia de que la Rugulopterix haya llegado a las costas del Mediterráneo occidental adherida a los cascos de los barcos, se observó que la especie es capaz de adherirse a superficies de muy diversa naturaleza y composición, como vidrio, hierro, caucho o cerámica. Sin embargo, las condiciones cambiantes asociadas con este tipo de transporte, especialmente las relacionadas con la temperatura y la salinidad, así como el efecto de la fricción causada por la velocidad de cruce y el oleaje, y la presencia de sustancias antiincrustantes, hacen que el transporte por este vector sea una prueba dura para aquellas especies que la utilizan para ingresar a nuevas regiones geográficas”, manifiesta.

El Ministerio entiende que “si se implementaran sistemas adecuados para el control del agua de lastre, la probabilidad de entrada de la especie se reduciría considerablemente”.

Pero al margen de la llegada de alga, el documento señala a la pesca artesanal como una posible causa de la dispersión. “Los pescadores de las zonas afectadas informan de que sufren una disminución de sus capturas y un deterioro de sus redes debido a que las especies están atrapadas en grandes cantidades. Estas redes en muchos casos son arrastradas y/o limpiadas dentro del mar, lo que favorece la dispersión de las especies. Del mismo modo, otras artes de pesca pueden estar favoreciendo la dispersión de la especie sin querer. Otros posibles vectores pueden ser anclas o sistemas de anclaje de botes, tanto de pesca como recreativos, equipos de buceo o basura marina”, relata.

El análisis de riesgos resalta que el impacto económico asociado con las actividades pesqueras y la gestión de playas en el sur de España, “se ha estimado masivo en poco tiempo, llegando a casi un millón y trescientos mil euros en nueve meses”.

Como indicador del impacto económico en el sector pesquero, se estima que las pérdidas por las capturas de las asociaciones pesqueras de las provincias de Huelva, Cádiz y Málaga fue en nueve meses de casi novecientos mil euros. La disminución de la pesca de trece especies de peces va del 20 al 48%. “También se debe considerar el daño a las artes de la pesca (principalmente redes)”, prosigue el estudio, que resalta el impacto económico derivado de la limpieza de las playas. “En un período de nueve meses, se ha retirado un total de 11 mil toneladas de restos en el litoral de las localidades afectadas, con gastos que ascienden a casi cuatrocientos mil euros”.

“La gestión de esta biomasa significa un gran problema para las administraciones locales y un gran impacto público”, continúa. “Está produciendo altos costes económicos, asociados con el manejo de la acumulación masiva de biomasa en la costa, así como su impacto en el turismo cuando las playas están cubiertas por estas algas hasta que puedan ser retiradas. Además, la limpieza de las redes de pesca produce importantes impactos económicos en términos de salarios y bienes afectados. La administración regional en Andalucía está asignando recursos económicos y humanos cortos en el monitoreo de la especie, pero no se hace nada para gestionar la prevención, el contenido o el control (erradicación) en estos momentos”, narra.

La Rugulopteryx okamurae ha mostrado un desarrollo explosivo, colonizando la mayoría de los sustratos del fondo marino donde la especie está presente. Además de los impactos relacionados con el sector turístico y pesquero, la expansión está causando un impacto ambiental significativo en las comunidades bentónicas nativas (los organismos que habitan el fondo de los ecosistemas acuáticos), “reflejado de inmediato en una pérdida muy importante de biodiversidad como la primera y más obvia consecuencia y en el largo plazo en un cambio en la estructura y composición de las especies”. “La cobertura actual de la especie no se ha estimado, pero el valor será de más de cientos de hectáreas, incluidas las áreas marinas protegidas”, explica.

“Es necesario hacer efectivo el Convenio internacional para el control y la gestión del agua de lastre y los sedimentos de los barcos, hecho en Londres el 13 de febrero de 2004 y ratificado por el Jefe de Estado en 2016, para su entrada en vigor en España en septiembre 8 de 2017 (BOE 282 del 22 de noviembre de 2016). Esto es especialmente importante en regiones como el Estrecho de Gibraltar, que resisten el intenso tráfico marítimo comercial en forma de grandes comerciantes y cruceros turísticos”, reclama.

La mala noticia es que “no hay experiencias de control previas que puedan servir como referencia. Entre las posibles acciones asociadas con el control de la especie, la inclusión en la lista europea se considera muy positiva para ayudar a identificar los vectores de introducción y dispersión de las actividades humanas (agua de lastre, cultivos marinos, cascos de barcos, así como los relacionados con la pesca actividades), evitar nuevas introducciones para evitar la propagación de la especie, especialmente en algún espacio o hábitat de interés comunitario”, resume el documento, donde España llama a alertar a otros países expuestos sobre esta nueva especie invasora, “para que puedan implementar mecanismos de gestión de prevención para evitar la invasión en sus aguas”.

 

Fuente: EuropaSur

El vertido al mar de agua con alta concentración de sal procedente de las desaladoras pone el riesgo las praderas de posidonia del Mediterráneo, según demuestra un estudio de la Universidad de las Islas Baleares (UIB).

La posidonia oceánica, una planta endémica abundante en el entorno de Baleares y esencial para los ecosistemas marinos del Mediterráneo, es muy sensible a las condiciones del agua y se desarrolla con concentraciones de sal de entre 35 y 38 gramos por litro, ha explicado la UIB en un comunicado.

A partir de los 39 gramos por litro la planta no se desarrolla, por lo que los vertidos de aguas hipersalinas procedentes de las desaladoras, con concentraciones de hasta 70 grampos por litro, suponen una amenaza para su supervivencia.

El grupo de Ecología Interdisciplinar de la Universidad balear ha llevado a cabo un estudio en colaboración con el equipo de Nutrición Comunitaria y Estrés Oxidativo que ha probado que la posidonia “se ve severamente afectada” por las aguas residuales de las desaladoras.

En el trabajo, publicado por la revista “Science of the Total Environment”, se han empleado técnicas bioquímicas y biomarcadores para establecer el estado fisiológico de las plantas y la respuesta de sus células a la alta salinidad.

“Los resultados muestran que los marcadores de estrés oxidativo y daño celular se incrementan en los puntos en que la salinidad del agua del mar es más elevada”, donde las hojas crecen hasta un 75 % menos.

Las praderas de posidonia oceánica, que solo se desarrollan en áreas marinas mediterráneas con buena calidad ambiental, crecen a un ritmo lento por su baja capacidad de producción de semillas, lo que las hace especialmente vulnerables.

“En muchos casos, las pérdidas de biomasa pueden convertirse en irreversibles y únicamente recuperables a muy largo plazo”, alertan los impulsores del estudio.

 

Fuente: compeces.com

1 2 3 19